Ventajas de las acciones directas de Responsabilidad Social Corporativa

La responsabilidad social corporativa (RSC), puede definirse como la contribución que realiza una empresa u organización, activa y voluntariamente, al mejoramiento social, económico y ambiental, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva y valorativa y su valor añadido.

El conjunto de acciones que las empresas toman para ser socialmente responsables es muy variado. Puede ir desde donativos, trabajar para colectivos necesitados, mejorar los procedimientos o equipamientos para reducir el impacto en el medioambiente, mejorar condiciones a los trabajadores para conciliar vida laboral con familiar, y muchas otras propuestas.  Dichas políticas pueden ser de continuidad, por ejemplo apadrinando la actividad de una Fundación, asociación u organización sin ánimo de lucro, o pueden ser directas y puntuales.

En Unit Elements hemos comprobado que existe una propuesta que va ganando poder entre las empresas, consistente en realizar este tipo de acciones solidarias directas y puntuales de responsabilidad social.

Aprovechando por ejemplo una convención anual o alguna reunión de ventas, se invita a todos los participantes a realizar, con su propio trabajo manual, una acción directa sobre un colectivo necesitado o sobre el medioambiente. Por ejemplo, arreglar las instalaciones de un orfanato o reforestar un bosque que se quemó.

Los beneficios de este tipo de acción son muy grandes, aún teniendo en cuenta su corta duración:

  • La propia mejora para el colectivo necesitado o para el medio ambiente.
  • El impacto positivo sobre el trabajador, que se ve directamente implicado en la tarea.
  • El vínculo que genera el trabajador con la empresa ya que identifica su empresa con la acción.
  • La sensibilización de todos los participantes con la responsabilidad social.
  • La mejora general de la imagen de la empresa.

El resultado de la acción directa de RSC es tangible incluso durante la celebración del acto. Se crean sentimientos de pertenencia y nexos de unión, y se hace tangible la satisfacción del desarrollo de una ayuda real a un colectivo o al medioambiente. Existe también una sensibilización de los trabajadores, que ven como con el tiempo dedicado y el esfuerzo pueden hacer una pequeña aportación a la sociedad.

Nuestra experiencia nos dice que el resultado final es muy satisfactorio y de gran impacto emocional, motivo por el cual, yo apoyamos y recomendamos totalmente este tipo de acciones.

En términos de comunicación corporativa, las posibilidades que nos brinda la Web 2.0 permiten hacer tangible la acción. Permiten demostrar en tiempo real lo sensibilizada que está la compañía con la causa que está apoyando. Hace unos días pudimos retransmitir vía Twitter un evento solidario de la división GSB EMEA de HP, y el resultado fue muy positivo.

Una de las premisas de la nueva comunicación digital es “dejar de decir lo que haces, para pasar a hacer lo que dices”. El uso de algunos Social Media puede elevar la notoriedad de la acción y hacer partícipe a más gente del problema social que existe en el fondo de la acción solidaria directa.