Brainswarming, última tendencia en brainstorming

Si ya nos conoces, sabes que uno de los pilares que en los que Unit Elements apoyamos todo nuestro trabajo es la creatividad. Sólo con creatividad se logra la excelencia en el sector de eventos. Sólo con acciones sorprendentes se logran resultados sorprendentes, y experiencias inolvidables.

Ya te hemos contado en este blog cómo organizamos nuestras reuniones creativas.  Se basan en el método de Brainstorming, y en las enseñanzas de un gurú para nosotros, Franc Ponti. Hemos contado con las enseñanzas de Franc en nuestros estudios MBA, hemos podido escucharlo en varias ocasiones como speaker profesional en convenciones de empresa que hemos organizado, e incluso lo contratamos para la convención interna para todo el staff y equipo de Unit Elements.

Pues bien, en nuestro post sobre cómo desarrollamos las reuniones creativas, en el punto 3, te contábamos que:

El director de la reunión (suele ser quien la convoca) debe acotar el objetivo de la reunión, recordando el foco creativo, y es muy interesante que especifique la función de cada una de las personas que están en la sala.

El director no debe ser un “asesino de la creatividad”, sino que debe dejarla fluir entre los asistentes. Un buen punto de arranque de la sesión es que cada uno de los miembros del equipo creativo explique las noticias/conceptos que ha investigado sobre la reunión o sobre el foco creativo (su preparación individual).

El lugar de celebración debe ser agradable, luz natural a poder ser para evitar la luz de fluorescente. Está comprobado que la luz de fluorescente en una sala de reuniones con más de 5 personas carga el ambiente y produce cefaleas.
Por lo que respeta al coordinador de la reunión o director de equipo creativo, algunos puntos clave de Franc Ponti son
       – Sustituir los juicios críticos por movimientos creativos.
       – Cuidado con obsesionarse con la cantidad de ideas. Lo que importa es la calidad.
       – Vigilar  los egos de los participantes. 
       – Evitar la autocensura. Rogar que hable ese alguien que diga “yo había pensado una tontería al respecto, pero me la guardo porque es ridícula”. Hay que crear un ambiente de desinhibición.
       – Controlar los “asesinos de la creatividad”, los que suelen reír demasiado de las ideas de los otros.

En un post muy reciente en el blog de Franc Ponti, titulado la saga de los braing, vemos como él considera que el brainstorming está en crisis. Los motivos de esta crisis son porque no se aplican las premisas básicas de un buen brainstorming:

  1. “se permite la crítica simultánea a la generación de ideas, cuando en un verdadero brainstorming hay que generar primero todas las ideas y, sólo después, someterlas a crítica”
  2. “muchas veces los participantes en una lluvia de ideas no saben pensar “out of the box” y se limitan a repetir conceptos ya sabidos. El resultado de esta concepción es que hay la sensación de que la empresa “no es suficientemente creativa”
  3. Un tercer problema nace de que las personas tímidas, introvertidas o que piensan poco a poco tienden a inhibirse en una lluvia de ideas más que las que tienen un perfil abierto y participativo.

Para intentar solucionar estos problemas, Franc Ponti cita a Tony McCaffrey, que ha concebido el “enjambre de ideas”, o  Braingswarming.

La técnica del Brainswarming:

El concepto es que ante un reto creativo, en vez de convocar una reunión presencial, se cuelga el reto online en una plataforma de colaboración (una wiki interna, por ejemplo), y se deja un plazo razonable (48 horas por ejemplo) para que todos las personas que tienen que participar tengan tiempo de ello.

Las ventajas del brainswarming son:

  • Evita la presencialidad, con lo que ganamos en comodidad, evitando desplazamientos, con sus correspondientes costes de oportunidad. 
  • El Brainswarming hace innecesario el rol de coordinador o líder de equipo, puesto que las ideas fluyen sin censura y sin tener que respetar los turnos de palabra.
  • Permite que todo el mundo se exprese con tranquilidad y desde la intimidad. Ello da rienda suelta a que surgan ideas a priori increíbles o alocadas, pero que pueden ser puntos de provocación de nuevas ideas.
  • Las ideas se van auto organizándose en forma de enjambre y las posibles soluciones al problema se van visualizando.

En este vídeo está todo explicado (después de la publicidad):

Al parecer, Tony McCaffrey ha probado el sistema y los resultados son impresionantes. Asegura que mientras un brainstorming convencional genera 100 ideas en 60 minutos, la media de un brainswarming es de 115 cada 15 minutos.

Lo probaremos! Este sistema promete.

Para más información, puedes leer este artículo en el Blog de Franc Ponti y el artículo en el blog de Tony McCaffrey