7 claves para confeccionar un logotipo aéreo

En acciones de teambuilding, o en eventos relacionados con el lanzamiento de un producto o marca, una acción que hemos desarrollado varias veces en Unit Elements es la de realizar un logotipo aéreo. Se trata de una acción que potencia los vínculos del trabajador con la marca de la empresa, y enmarcada en dentro de las actividades de una convención de empresa suele dar unos resultados muy satisfactorios.

Foto: logotipo aéreo realizado con Danone en la escuela Josep Boada, en un evento de RSC.

Desde nuestra experiencia realizando este tipo de acciones, queremos compartir 7 claves o tips para que la actividad Logotipo aéreo sea todo un éxito.

1- Localización: es importante que el emplazamiento sobre el que se realice la foto sea espacioso y con la superficie lo más llana posible. El entorno debería ser agradable, con unas tonalidades cromáticas que deberían estar en consonancia con el logo que se quiere fotografiar. Es importante eliminar o prescindir de emplazamientos con barreras visuales verticales (árboles, líneas eléctricas, cableado…) que dificulten la toma aérea de la fotografía y por consiguiente el resultado final. También habría que considerar la luz en el momento de la toma. En función de la posición del sol, podrían aparecer sombras alargadas de las propias personas que configuran el logo, o sombras provinentes de edificios no previstos.

2- Diseño: Para reproducir el logo fielmente y para delimitar la ocupación racional del espacio en función del número de personas participantes, el logo debe diseñarse sobre papel con anterioridad. Es muy aconsejable el uso de programas informáticos tipo autoCAD o similar. Mediante el uso de este tipo de programas de diseño, podremos prever las dimensiones adecuadas en función de una densidad de individuos, para todas las zonas del logotipo, y nos permitirá prever las medidas a escala que posteriormente nos permitan reproducir el logo en la superficie elegida.

3- Pre-diseño del logotipo en superficie: se trata de reproducir en el emplazamiento elegido el logotipo a escala. Ésta es una fase muy importante que determinará el éxito de la acción. La señalización con cordino o cuerda de esparto y piquetas es una buena opción para presentar el logo en la superficie. Otra opción es marcar la superficie de los logotipos mediante tizas, yeso o sprays.

4- Organización de los asistentes: En esta fase es cuando las previsiones se transforman en realidad. Hemos dimensionado el logotipo en programas de diseño de espacios, y hemos delimitado las zonas en la superficie donde realizaremos el logitipo. La capacidad de organizar a las personas es crucial, por lo que en esta fase es muy conveniente contar con un team leader. Su principal función, que ayude a distribuir a los asistentes por letras, colores, zonas o grupos.  La entrada de los participantes en la zona a fotografiar debería ser por turnos, escalonada (por letras, colores…) asignando a cada participante su posición final y indicándole claramente la acción que deberá hacer (sujetar cartulina de un color determinado, ponerse una gorra de color, saludar al cielo, mantenerse erguido…). Es crucial que todos los participantes sepan exactamente su función, y la acción que deberán tomar para configurar el logotipo. Y es labor del team leader y su equipo transmitirles correctamente las instrucciones.

5- Mantener la ilusión de los participantes: La foto no se realiza inmediatamente y en ocasiones la captura buena puede alargase durante unos minutos. Es importante mantener la ilusión del grupo y hacerles ver que el éxito de la acción depende de su actitud, de su paciencia y de las indicaciones y consejos del team leader.

6- Decisión del sistema de fotografia: Existen varias opciones de localización del fotógrafo con la suficiente altura como precisa el logotipo aéreo. Desde Unit Elements creemos que la mejor es utilizar un zeppelin, dado que realiza fotos hasta 100 metros de altura. No obstante, como siempre en nuestra profesión, hay que tener previsto un plan B, ya que por las inclemencias meteorologicas como el viento o la lluvia pordrían impedir volar al zepelin. En tal caso,  requeriremos de una pértiga para realizar la foto, o disponer de un punto elevado suficiente y conveniente para la realización de la toma, siempre considerando la distorsión que provocará el cambio en la perspectiva.

7- Chequear la foto definitiva: Antes de dar por finalizada la acción y que los participantes abandonen su posición es conveniente revisar in situ las fotos que se van realizando para saber si el material será suficientemente bueno para conseguir el objetivo pretendido.  ¡Más vale asegurarse de la calidad de las fotos tomadas que tener que invertir horas en Photoshop a posteriori!